Fútbol americano: Argentina y Brasil se enfrentan en el clásico más insólito

No tendrán a Lady Gaga ni a Coldplay como show del entretiempo. Tampoco jugarán en un estadio con entradas agotadas, repleto de fanáticos alentando su salida a la cancha. Pero la emoción de los 45 argentinos que integran la selección argentina de fútbol americano quedará en la historia: este sábado Los Halcones (así se llama nuestra particular brigada deportiva) enfrentarán, por primera vez, al seleccionado de Brasil en un amistoso.

Vistiendo la celeste y blanca, el grupo de bonaerenses, cordobeses y rosarinos -los tres lugares de la Argentina con liga propia- debió esperar 12 años, desde que se practica este deporte en el país, para llegar al enfrentamiento crucial que tendrá lugar este fin de semana. Se televisará por ESPN HD para toda Sudamérica.

Fútbol americano: Argentina y Brasil se enfrentan en el clásico más insólito

El plantel superior de la Selección Argentina de Fútbol Americano.

Clarín habló con algunos de los protagonistas de este deporte que se caracteriza por esos particulares uniformes de sus jugadores, que visten hombreras, se pintan la cara, usan máscara (un casco digno de Hannibal Lecter) y lucen con quijotismo unos simpáticos pants.

Brian Tomada tiene 39 años y cuando se saca el traje de abogado se calza la cinta de capitán del seleccionado nacional.

“Esto es lo máximo que vamos a vivir desde que se practica el deporte en Argentina, donde por el momento es amateur. Va a estar duro porque en Brasil es semi profesional y los clubes de fútbol como Flamengo y Cruzeiro tienen sus propios equipos de fútbol americano. Además ellos tienen 50 equipos en la liga y nosotros apenas seis”, se sincera.

El fútbol americano es un deporte centenario que tiene su meca en los Estados Unidos. La NFL (National Football League) es la mayor liga de fútbol americano profesional de ese país, con 32 equipos.

Tanto que el entretiempo del Superbowl, la gran final de la liga, se convirtió en el mayor espectáculo televisivo del año para el país del norte. Pasaron desde Michael JacksonPrinceKate PerryMadonnaBeyoncé y en febrero próximo será el turno de Justin Timberlake, que ya lo anunció en su cuenta de Twitter.

Para llegar a la NFL hay que pasar por la universidad, que funcionan como una especie de divisiones inferiores. De ahí el boom de las ligas estudiantiles tan célebres en las películas yanquis. México y Canadá también tienen nivel profesional. En Brasil es semi profesional y la Argentina todavía pelea en el nivel amateur.

Mirá también

Cómo es la vida de Agustina Brischetto, la primera porrista argentina de la NFL

Cuando no está trabajando en un laboratorio de medicamentos, la vida de Hugo Ferreyra se centra en el fútbol americano. Es uno de los cinco entrenadores del seleccionado que viajará a Brasil.

“Es difícil saber dónde estamos parados para este partido. Pero es justamente uno de los grandes desafíos que tenemos en este viaje. La Selección de Brasil tiene menos años de existencia que nosotros pero compitió en un Mundial hace dos años, en Ohio, Estados Unidos. Su crecimiento fue increíble”, considera el también jugador de Los Osos en la liga local.

Fútbol americano: Argentina y Brasil se enfrentan en el clásico más insólito

Los Halcones durante uno de los entrenamientos previos al duelo con el seleccionado Verde Amarelo. CREDITO: GENTILEZA PRENSA FAA ARGENTINA.

Matías Peinado, sanjuanino de 31 años, es otro de los jugadores del seleccionado que, paradójicamente, juega en la liga de Fútbol Americano de Brasil, donde reside desde chico. Su equipo, el Lusa Lions, lo considera “el argentino más paulista del fútbol americano mundial” y ya salió campeón con el Corinthians Steamrollers.

Fútbol americano: Argentina y Brasil se enfrentan en el clásico más insólito

Matías Peinado, jugador de los Lusa Lions de San Pablo, será parte del seleccionado argentino en el partido de este sábado.

Como el resto de sus compañeros, Brian sabe que se está lejos como país para alcanzar objetivos tan ambiciosos.

“Imaginate que nosotros no tenemos sponsor, nos pagamos los viajes que hacemos y con los 500 pesos que aportamos por mes de cuota compramos los uniformes del equipo“, resume.

Sin embargo, dice que por nada del mundo dejaría de entrenar por esta pasión. Y en algún lugar de su corazón, mantiene viva la esperanza de poder ganar este clásico, el más insólito de los últimos tiempos

Si te Gustó El Artículo Comenta