Anticipan que más indocumentados busquen protección en NYC

pasado 1 de diciembre el colombiano Armando B tomó una de las decisiones más difíciles de su vida. Luego de haber estado cuatro años en Miami, donde trabajaba en una compañía de mudanzas, empacó maletas y se fue rumboa Nueva York. El padre de familia de 37 años, que dejó su natal Bogotá en busca del sueño americano, asegura que Donald Trump lo sacó corriendo de la ciudad que se había convertido en su casa.

Desde antes que el mandatario se posesionara en la Casa Blanca, el inmigrante sentía que “las cosas se iban a poner color de hormiga” en Miami y en otras localidades de Estados Unidos, que son consideradas “ciudades santuarios”.

“Fue muy duro, pero sabía que aunque aquí en Nueva York hace un frío que siempre odié, era la única ciudad en la que podía sentirme un poco tranquilo, no solo porque es santuario sino porque en Nueva York uno siempre resuelve”, aseguró Armando, quien dos días después de llegar a la casa de un amigo mexicano en Queens, entró a trabajar en un restaurante de Manhattan.

Hace dos semanas el colombiano confirmó el presentimiento que tenía de que Miami le iba a dar la espalda a los indocumentados. Luego que Trump firmara la orden ejecutiva para retirar fondos federales a las localidades que protegieran a los inmigrantes sin papeles, el alcalde Carlos Giménez anunció que Miami no serías más un santuario y colaboraría con las autoridades de Inmigración.

Mientras, en la Gran Manzana la realidad es muy diferente. Aquí los oficiales electos, incluyendo al alcalde Bill de Blasio, han reiterado que sin importar las consecuencias, la ciudad de Nueva York no entregará indocumentados no violentos a ‘La Migra’ y está preparada para recibir a quienes busquen sentirse a salvo.

Esa postura de también la comparte el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, quien advirtió que en el estado defenderán y protegerán a quienes vengan de afuera.

“Como neoyorquinos que vivimos a la sombra de la Estatua de la Libertad, damos la bienvenida a los nuevos inmigrantes como fuente de energía y los vemos como una fuente de revitalización para nuestro estado”, comentó el mandatario. Cuomo agregó que van a “asegurarnos de que Nueva York siga siendo un faro de esperanza y oportunidades, y trabajaremos para proteger los derechos de quienes busquen refugio en nuestro estado”.

Con la mirada en NYC

Betsy Plum, directora de proyectos especiales de la New York Immigration Coalition (NYIC), reconoció que las medidas anunciadas por Trump contra los indocumentados pondrán a Nueva York en el mapa como un destino para buscar protección y agregó que se están preparando para atender a los nuevos inmigrantes.

“Nueva York siempre ha sido una ciudad inmigrante que ha abierto sus brazos a aquellos que buscan refugio. A aquellos que busquen mudarse aquí, les daremos la bienvenida”, afirmó, al tiempo que solicitó a los líderes políticos de la Ciudad que busquen estrategias que garanticen la cobertura de servicios a quienes se muden a la Gran Manzana.

“Acudimos a nuestros líderes de la Ciudad para que aseguren la continuidad de los servicios y el apoyo a las comunidades de inmigrantes, en particular servicios legales de inmigración, alfabetización de adultos y otros servicios de integración, servicios de salud y tantos otros servicios educativos y sociales”, aseguró Plum. “La NYIC continúa asegurando que nuestras organizaciones miembro estén bien apoyadas y equipadas para manejar el número cada vez mayor de casos y que nuestros programas de servicio estén listos para expandirse”.

Asimismo, la asambleísta Carmen de la Rosa aseguró que ante la expectativa de que las cosas “se van a poner peor” para los inmigrantes bajo el mandato de Trump, en la discusión del presupuesto de la Legislatura estatal tendrán que tomar en cuenta un eventual éxodo de inmigrantes de otros estados.

“Eso es algo que está en la mente de los legisladores, pero podemos decirles que en este estado los vamos a proteger y estamos tomando medidas”, dijo la dominicana. La legisladora le pidió a quienes pretendan mudarse de otras partes del país que analicen bien todas sus posibilidades.

“Si están en otro estado, primero deben buscar asesoría legal allá antes de venir, porque aquí también hay otras situaciones, como la vivienda, pues hay pocas, entonces muchos no querrán venir a una situación peor, pero aquí son bienvenidos”, dijo la asambleísta.

El concejal Ydanis Rodríguez negó que una avalancha de inmigrantes a Nueva York vaya a generar una crisis y recalcó que para garantizar que la Ciudad ofrezca ayuda a todo el que la necesite los aportes de los contribuyentes serán fundamentales.

“Todos los que residimos aquí o la gran mayoría de los 8.5 millones de habitantes pagamos impuestos, aun los hermanos indocumentados, y en esta ciudad, que siempre ha invertido para recibir y apoyar a todas las personas que lleguen, tenemos que buscar los recursos necesarios para garantizar que las cosas sigan siendo así”, concluyó el líder político.

La administración de Blasio por su parte manifestó que aunque actualmente no ha visto un potencial éxodo masivo de inmigrantes, monitorearán la situación si se llega a presentar.

Benefician la economía

El contralor Scott M. Stringer también coincidió en que la Gran Manzana continuará abriéndole las puertas a quienes sientan que corren riesgo en otros lugares. “Construir puentes en vez de muros, mantener a las familias juntas en vez de separarlas, son nuestros valores como neoyorquinos y como estadounidenses”, comentó.

Stringer recalcó que el impacto de los inmigrantes en la economía de la ciudad es muy positiva, ya que ganan más de $100,000 millones en ingresos al año, poseen 83,000 pequeños negocios y constituyen la mitad de la fuerza laboral de la ciudad.

“Nueva York es una ciudad construida con el sudor, la sangre y las lágrimas de los inmigrantes, y siempre le daremos la bienvenida a los inmigrantes”, dijo por su parte la defensora del Pueblo, Letitia James, alineándose con el sentir de la ciudad.

“Los inmigrantes no son una carga sino un beneficio, que aporta casi un tercio de los ingresos de la ciudad de Nueva York y que enriquece la cultura y la vida de nuestra ciudad. En Nueva York seguiremos apoyando a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes. Rechazamos el manejo del Presidente a las ciudades santuario”, comentó.

Inmigrantes en Nueva York

  • 3.3 millones de inmigrantes viven en Nueva York.
  • 2.3 millones son hispanos.
  • 46% de los dueños de casas de Nueva York son inmigrantes.
  • 750,000 indocumentados se estima viven en el estado.
  • 600,000 indocumentados se estima viven en la Gran Manzana.
  • 50% de los inmigrantes hispanos que viven en NY provienen de México, República Dominicana y Centroamérica.
  • 500,000 indocumentados se estima tienen el IDNYC.
  • $100,000 millones en ingresos al año generan los inmigrantes de Nueva York.
  • 83,000 poseen pequeños negocios.

Fuente: Eldiariony.com