En Nueva York se deja sentir el paro de los inmigrantes

Varios dueños de restaurantes y tiendas en la Gran Manzana apoyaron a sus empleados que se unieron a la protesta “Un día sin inmigrantes”

Desde que Donald Trump ganó la presidencia, el inmigrante ha estado preocupado sobre todo por las políticas de deportaciones de la nueva administración, pero este jueves se sintió un poco más seguro tras recibir el apoyo de sus propios patrones. “Me siento protegido porque el jefe del restaurante nos está apoyando”.

Blue Ribbon Brasserie fue uno de muchos restaurantes y negocios de la Gran Manzana que cerraron sus puertas en apoyo a la manifestación nacional llamada “Un día sin inmigrantes”, que se llevo a cabo por la convocatoria que hicieron individuos en las redes sociales o en la calle regando la voz.

“Cuando empleados que no han faltado un día de trabajo en 25 años van a donde ti y te piden por un día libre para marchar contra la injusticia, la respuesta es fácil”, leía el letrero colocado en la puerta del restaurante anunciando que estaban cerrados. Los socios de Blue Ribbon decidieron no abrir siete de sus locales en la ciudad de Nueva York. Leer Más