El muro fronterizo de Trump costará 21.600 millones de dólares

Según un documento interno al que ha tenido acceso la agencia Reuters, la construcción del muro que el presidente de Estados Unidos quiere construir en la frontera con México costaría hasta 21.600 millones de dólares, mucho más —casi el doble, de hecho— de las estimaciones oficiales del republicano.

La cifra está puesta blanco sobre negro en un informe interno del Departamento de Seguridad Nacional que Reuters dice haber podido analizar. Y está muy lejos de los entre 10.000 y 12.000 millones de los que hablaba Trump en campaña y hasta de los 15.000 millones que manejan los líderes republicanos del Congreso.

En ese documento, que según la agencia será entregado en los próximos días al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, que es el que lo encargó, analiza lo que se tendría que hacer para sellar la frontera en tres fases de construcción de vallas y muros para cubrir los 2.000 kilómetros que aún quedan por construir, ya que ya hay una frontera física de algo más de mil kilómetros erigida. El plan sería acabar la construcción como pronto en 2020, en pleno año electoral y también más tarde de lo que ha planeado la Administración republicana, que está intentando acelerar su inicio.

De hecho, una de las primeras órdenes ejecutivas que firmó Trump tras llegar a la Casa Blanca fue para reforzar la frontera, esfuerzo en el que, según el decreto presidencial, la construcción del muro resulta clave.

Aunque Trump sigue insistiendo en que México pagará la construcción, haciendo oídos sordos al no rotundo y alto del país vecino, ha admitido que los contribuyentes estadounidenses tendrán que, por lo menos, adelantar el dinero. Para ello la Casa Blanca, que busca empezar en los próximos meses la controvertida construcción, quiere echar mano de una ley de 2006 que autoriza la construcción de 1.100 kilómetros de “barrera física” en la frontera. La existencia de una ley que el demócrata Barack Obama nunca aprovechó permitiría acelerar los pasos para construir el muro, aunque sigue siendo necesario que se aprueben los fondos suficientes en el presupuesto para su inicio.

El presidente republicano insistió esta misma semana en que el muro se va a construir. Lo que no ha vuelto a decir ante micrófonos es que se lo hará pagar a México. Su insistencia en este punto fue la que provocó que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, suspendiera la visita a Washington que tenía previsto realizar el 31 de enero. Ayer, regresó a la capital estadounidense su principal interlocutor con la Administración Trump, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, con el objetivo expreso de restablecer las vías de comunicación bilateral a pesar de las “notorias y públicas” diferencias entre los gobiernos en lo relativo al muro fronterizo.