Presentan medidas para hacer de NY un “estado santuario”

El “sí se puede” en español retumbó este lunes en las escaleras de la Legislatura estatal en Albany, mientras el asambleísta demócrata Francisco Moya presentaba una batería de propuestas destinadas a hacer a Nueva York un ‘estado santuario’, para que todos los inmigrantes se sientan seguros.

Todo esto sucede a nivel local mientras el presidente Donald Trump está cargando contra el sistema judicial por bloquear la aplicación de la orden ejecutiva que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de siete naciones de mayoría musulmana y refugiados, además de insistir en la construcción del muro en la frontera con México y amenazar con eliminar fondos federales a las ciudades santuarios como Nueva York.

Una de las medidas que votaría este lunes la Asamblea fue el avance del DACA. Es la quinta vez que se presenta esta ley porque hasta ahora se ha encontrado con la resistencia del Senado estatal de mayoría republicana.

El senador José Peralta ha patrocinado esta medida en el Senado y Moya cree que ha llegado el momento para que esta cámara apoye a los jóvenes inmigrantes. “Se trata de $25 millones, no es una cantidad relevante para un presupuesto total de más de $140,000 millones como es el del estado de Nueva York“, explicó el asambleísta.

“Creo que es el momento de que los republicanos y los demócratas hagan lo apropiado para la comunidad más vulnerable“, agregó Moya.

Libertad en NY

Por ello, además de esta legislación que permitiría a los estudiantes beneficiados por el Dream Act optar por ayudas públicas estatales para estudiar en la universidad, Moya puso sobre la mesa la propuesta de Ley para la Libertad del Estado de Nueva York.

El objetivo de esta medida es asegurarle a la población inmigrante que puede confiar en el gobierno del estado. La ley establece que nadie sea innecesariamente preguntado por su estatus migratorio en todo el estado cuando se soliciten servicios locales, beneficios o cualquier otra asistencia.

Esta propuesta, además, establece que los agentes de seguridad no detengan a una persona y la investiguen o arresten, basándose en una percepción de su estatus migratorio o sospechas de haber violado la ley de inmigración federal.

Moya quiere estar seguro de que las fuerzas de seguridad no investiguen el estatus migratorio de nadie que busque asistencia por ser víctima de violencia doméstica u otro crimen, o que sea testigo de ello.

En este sentido, Moya cree que es un momento crucial a nivel federal por la retórica anti-inmigrante que sale de Washington y encuentra eco en algunas comunidades donde se siente miedo por parte de quienes son nacidos en otros países. “La Policía no quiere que los inmigrantes sientan temor cuando vienen a reportar la violencia doméstica”, aseguró el legislador que este lunes estuvo rodeado por sus compañeros de la Asamblea y el presidente de esta cámara Carl Heastie, además de grupos de inmigrantes de distintos países.

Leer Más