Más de 1,000 bodegas cierran en NYC en protesta contra Trump

NUEVA YORK – A las 12:00 en punto del mediodía de este jueves, el mexicano Raúl Arriaga y otros tres empleados latinos y cuatro musulmanes ayudaron a bajar la reja de la bodega Golden Deli, en la calle 138, en Harlem.

El lugar cerró sus puertas por primera vez en 25 años, como parte de una protesta contra las medidas del presidente Donald Trump de prohibir el ingreso de ciudadanos de 7 países de mayoría musulmana.  Más de 1,000 bodegas de pequeños empresarios de Yemen se sumaron a la jornada de manifestación en toda la Gran Manzana, y no ofrecerían sus servicios durante 8 horas.

Y aunque el cierre afectó a Arriaga, originario de Guerrero, porque dejó de recibir los $80 que se gana diariamente en el comercio y que le ayuda a mantener a su esposa, su hijo y su madre en México, lo hizo con agrado, y comentó que es necesario que todos se manifiesten contra los atropellos de Trump.

“Ellos son personas buenas que han ayudado mucho a los mexicanos, dándonos trabajo, y siendo sinceros, nos parecemos en muchas cosas porque también vinieron aquí en busca de un futuro mejor. Atacarlos y prohibirles la entrada es muy injusto”, aseguró Arriaga, quien durante los últimos 7 años ha trabajado preparando los sandwiches del lugar.

Este es un problema de todos porque Trump es muy radical en lo que hace y el efecto no va a ser solo contra los indocumentados sino que luego va a ser contra la entrada de latinos, así sean ciudadanos y residentes, entonces hay que estar unidos”, agregó.

Adman Alshabbi, propietario de la bodega Golden Deli, quien en la noche tenía planeado sumarse a más de 3,000 manifestantes en Brooklyn, explicó que la decisión de cerrar es una manera de exigir respeto.

“Hoy estamos perdiendo como unos 2,000 o 3,000 dólares en ventas pero es necesario para defendernos y defender a nuestra gente y a nuestras familias”, comentó el microempresario. “No importa el dinero, porque si nadie hace esto vamos a perder mucho más en derechos. Este es un asunto de libertad. Este es un país de libertades y si las perdemos sería lo peor, porque estaríamos perdiendo todo y eso si sería muy costoso”.

El yemenita, quien es ciudadano estadounidense hace 25 años, criticó el estigma con el que el gobierno Trump está señalando a los musulmanes y dijo que espera que la protesta en la que participa sirva para que Washington escuche y revierta la orden ejecutiva de no permitir la entrada a musulmanes de Yemen, Libia, Irán, Iraq, Somalia, Sudán y Siria.

“Decir que alguien es malo porque es musulmán, es injusto. Hay gente mala en todas las religiones y nosotros amamos a este país. Tenemos hijos aquí, mis padres y mi abuelo vinieron desde los 60’; este es mi país y es mi tierra y me duele ver que ahora se siente que algo falta, que ya no estamos en los Estados Unidos que éramos antes”, recalcó.

Ramón Murphy, presidente de la Asociación de Bodegueros de Estados Unidos (ASOBEU), confirmó que cientos de bodegas cerraron sus puertas, y afirmó que aunque las bodegas de latinos trabajaron normalmente, apoyan a los empresarios de Yemen y otros países musulmanes.

“Entendemos que son nuestros hermanos y nuestro apoyo para ellos es total y creo que es importante sentarnos con todas las comunidades porque aquí el bodeguero es bodeguero sin importar de donde venga”, comentó el líder dominicano, al explicar que el impacto del cierre es grande para la Gran Manzanana, aunque la mayoría de las 14,000 bodegas que hay, están operando con normalidad.

“Como bodegueros queremos servir y atender a la gente, pero entendemos esta decisión de ellos de cerrar para alzar sus voces y creemos que a todo el que cumpla la ley, sin importar de donde sea, se le debe dejar entrar a este país”, dijo, al tiempo que reconoció el aporte de la comunidad musulmana en el desarrolo de las bodegas de la Gran Manzana.

Fuente: eldiariony.com