Obama critica a Trump por medidas migratorias

WASHINGTON. El expresidente de EE. UU. Barack Obama se sumó ayer a las voces que han criticado la más reciente medida migratoria del presidente estadounidense, Donald Trump, de suspender las visas a refugiados de siete países árabes.

Obama consideró que “los valores estadounidenses están en peligro”, al tiempo que señaló estar “alentado” por el compromiso social en el país contra las medidas migratorias adoptadas por Trump.

“Ciudadanos ejerciendo su derecho constitucional de reunión, organización y haciendo que sus voces sean escuchadas por los oficiales electos es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores estadounidenses están en peligro”,  informó el portavoz de Obama, Kevin Lewis, en la primera declaración que hace tras dejar la Casa Blanca el pasado 20 de enero.

“En su discurso oficial final como presidente, (Obama) habló sobre el importante papel de los ciudadanos y cómo todos los estadounidenses tienen la responsabilidad de ser los guardianes de nuestra democracia, no solo durante las elecciones, sino todos los días”, reiteró su portavoz.

Lewis también se refirió a la insistencia de Trump en que su decisión de detener temporalmente a los ciudadanos de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán, de mayoría musulmana y frenar el recibimiento de refugiados sirios en Estados Unidos es similar a una decisión de Obama de 2011.

Ese año Obama impuso revisiones adicionales a los refugiados iraquíes después de que dos de ellos fueran acusados de delitos de terrorismo en Kentucky.

“Con respecto a las comparaciones con las decisiones de política exterior del presidente Obama, como hemos escuchado antes, el presidente fundamentalmente no está de acuerdo con la noción de discriminar a los individuos debido a su fe o religión”, reiteró Lewis.

Trump ha causado una enorme controversia y ha soliviantado a medio mundo con la orden ejecutiva que firmó el pasado viernes, como herramienta para luchar contra el terrorismo yihadista.

Organismos como la ONU, diplomáticos estadounidenses, universidades de prestigio de EE.UU. y autoridades de la Unión Europea han criticado la decisión del mandatario (ver módulo aparte).

El decreto ley suspende el ingreso en EE. UU. de todos los refugiados durante 120 días, así como la concesión durante 90 días de visados a siete países de mayoría musulmana con historial terrorista hasta que se establezcan nuevos mecanismos de vigilancia más estrictos.

Trump defiende medida

Por su parte, Trump rechazó ayer que su decreto de inmigración haya causado el caos ocurrido el fin de semana en los aeropuertos de Estados Unidos, afirmando que obedeció a fallas informáticas, manifestaciones y hasta las “lágrimas del senador Schumer”.

Sean Spicer, portavoz del presidente, aseguró en una rueda de prensa que Trump “quiere adelantarse a las amenazas terroristas”.

Spicer confirmó que la orden ejecutiva no se implementó por creer que existe una amenaza inminente contra el país, sino “porque Trump ha dado y continuará dando prioridad a la seguridad nacional”. “¿Por qué esperar si no sabemos si podrían estar entrando (terroristas) ayer, hoy o hace varios días?”, añadió el portavoz.

Nueva decisión

Después, el mandatario se apartó totalmente del interés sobre la agitación del fin de semana relacionada con la inmigración y firmó una orden ejecutiva dirigida a reducir las normativas a los pequeños negocios.

Los funcionarios de la Casa Blanca se refirieron al decreto presidencial como el plan “una sí, dos no” que prevé que las agencias gubernamentales que han solicitado una nueva normativa identifiquen dos disposiciones que eliminarían.

Trump, que firmó la orden en la Oficina Oval rodeado de líderes de pequeños negocios, dijo que la medida reducirá disposiciones “a gran escala” y la describió como la “medida más grande de su tipo que haya conocido nuestro país”.

La orden ejecutiva de Trump a favor de los pequeños negocios fue anunciada mientras continuaban las protestas en el país debido al decreto que firmó el mandatario sobre inmigración.

Ayer por la mañana, Trump defendió en Twitter su medida sobre los inmigrantes e informó que sólo 109 de 325,000 personas “fueron detenidas y llevadas para interrogatorio”. Trump también informó que una acción rápida era importante e informó que todavía “andan sueltos por ahí muchos ‘tipos’ malos”.

En respuesta a las críticas de que su repentina medida sobre inmigración provocó un caos innecesario en los aeropuertos de Estados Unidos y el extranjero, Trump tuiteó que “si la prohibición se hubiera anunciado con una semana de anticipación, el ‘mal’ se habría apresurado a llegar a nuestro país en esa semana”.

Trump comienza su segunda semana en la presidencia en medio de las críticas a sus políticas.